Capítulo 21

Escuchaba murmullos, voces inteligibles y unas manos viscosas me tocaban el brazo izquierdo y abrí los ojos.
-Silvia por Dios, pensé que no ibas a abrir los ojos tía... me he asustado mucho, he empezado a ver sombras y escuchar cosas super raras y extrañas...
Empecé a escuchar la voz de Ari como un murmuro lejano y volví a la oscuridad que hacía unos momentos me había raptado por completo.
Me dejé llevar por la oscuridad, las voces y de nuevo aquellas manos me volvieron a toquetear. No quería abrir los ojos por si volvía a encontrarme con los ojos de Ariadna, yo quería abrir los ojos y encontrarme con algunos ojos extraños y poder ver qué son esas manos viscosas, y por encima de todo, quería respuestas y una parte de mí estaba completamente segura de que lo que estaba al otro lado de aquel cementerio por el que antes había entrado, sabían cosas y tenían mis respuestas.
Cuando realmente estuve segura de que si abría los ojos no me encontraría con los de Ariadna, los abrí, pero no me imaginaba a quien iba a ver...
-Tú...
Miré a mi alrededor y sólo veía verde, plantas, árboles, flores... y vi como un verde claro se asomaba por el horizonte...

Comentarios

Entradas populares de este blog

Capítulo 23

Capítulo 24

Capítulo 33