Capítulo 1


Aquel día que cambió mi vida para siempre, llegaba tarde a mí casa, mi familia entera, exceptuando a mi abuela ya que ella estaba enferma en ese momento y no podía viajar.
Me llamaban de nuevo al móvil. 
-¡Silvia! Venga ya, estamos esperando de hace media hora ya. -gritaba mi madre.
-Que sí. Ya estoy llegando.
Cortó el teléfono y empecé a correr. Estaba con unos amigos en el parque de siempre, pero se me pasó la hora entre charlas y charlas.
Llegando a la calle dónde vivía, había barullo, gente murmurando, me acerqué a un hombre serio que miraba hacía arriba.
-Perdón... ¿qué ha pasado?
-Pues... la casa amarilla se ha incendiado.
Me paralicé, esa era mi casa...
-Señorita... ¿está bien?
-NOOO... NO PUEDE SER... no...
Escuché hablar un policía con otro. Mientras miraba la ambulancia, que ya no necesitaban, los bomberos que apagaban el fuego...
-La familia entera ha muerto, se los llevaran en cuanto acaben de apagar el fuego.
Ni siquiera se habían dado cuenta que yo había gritado.
Me mareé y estuve a punto de caer al suelo... todo esto tenía que ser una pesadilla, un mal sueño. Tengo que despertar...
Uno de los policías se fijó en mi, en cómo me tambaleaba y se acercó.
-Señorita, ¿está bien?
-No... -empecé a llorar.- ahí estaba mi familia, esa es mi casa...
-Usted... ¿esa era su familia? -Preguntó preocupado por mi aspecto... a saber que cara tendría en ese momento, pero ninguna buena, viendo como el policía se acercaba despacio...
En ese momento, mi mundo se apagó.

Comentarios

  1. :O que bien escribes amor (L) que ganas de seguir leyendo la historia :3 tQm! aPs!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Capítulo 23

Capítulo 9

Capítulo 19